El auge de los tontos útiles

tontosútiles

En el ámbito político se conoce como tontos útiles a aquellos seres que, sin darse cuenta, le hacen el juego a determinados grupos políticos que a través de sutiles hilos de adoctrinamiento, logran hacerse de un séquito de luchadores; peones involuntarios que sin retribución alguna dan la vida por causas más siniestras de lo que sus apologistas alcanzan a ver.

El origen del término no queda claro. A nivel popular se le atribuye al dictador e ideólogo Vladimir Lenin, pero no existe constancia seria de que él la haya utilizado alguna vez. En cualquier caso, suele aplicarse a simpatizantes del socialismo o del comunismo más rancio, quienes sin reparar en su condición acaban nutridos por consignas por las que luchan ahí a donde quiera que van.

Aquí hay que marcar una diferencia. No toda la izquierda puede encapsularse en dicha categoría. Dentro de ese espectro hay seres pensantes quienes se apegan a la evidencia y que saben identificar cuando los de su propio campo se equivocan. No temen cuestionarse a sí mismos ni a los además. Saben rectificar y elevan la voz cuando aquellos a los que apoyaron terminan por fallarles. Su voto no confiere una carta blanca a nadie y desde el primer día se convierten en opositores de lo errado. Ojalá todos fueran así.

El tonto útil en cambio es un duendecillo voluble que cambia de marcha dependiendo del son que le marque la élite a la que se subordinan. Un día son entusiastas de la soberanía de la educación pública, pero al otro día solapan la baja presupuestaria de las universidades y pueden menoscabar su autonomía si es que así conviene a los intereses de los camaradas en el poder.

El tonto útil podrá haber sido en el pasado un férreo detractor de las Fuerzas Armadas, pero pronto hallará alguna acrobacia discursiva para defender su posición como garantes de la seguridad pública si es que así lo dispone la nueva directriz de la administración.

Detectar a un tonto útil es muy sencillo en la actualidad. Se encuentran repartidos en amplios espectros de la vida en sociedad, defendiendo causas (en teoría) indefendibles a través de torpedos dialécticos que dirigen sobre aquellos que les ha marcado alguien de más arriba.

Se suman a campañas virales, golpetean desde sus espacios de hormigas obreras, reciben aplausos de los camaradas. Se entronan en una pedantería bastante chueca.

Estos reclutas de la política apuntan contra las instituciones, así como se enfrentan a las voces críticas y a los inconformistas que osen ir contra la corriente del amado líder. Lo hacen con un manto de supuesta independencia intelectual ya que se ven a sí mismos como entes ajenos a la manipulación. No se dan cuenta que ellos mismos llevan enraizado un virus que les fue inoculado a través de refinadas maniobras de ingeniería política por parte de la cúpula.

Los tontos útiles que mejor saben moverse en la indecencia son absorbidos por la jefatura. Su vocación de lamebotas encuentra al fin una recompensa cuando entran en la nómina del sistema. A veces acaban por darse cuenta de su condición. Pero por orgullo o conveniencia les cuesta trabajo rectificar. Permanecen montados en el burro, atendiendo únicamente a lo que favorece a la doctrina. Callan frente a lo que antes les hacía saltar como babuinos.

Eso sí, estos jornaleros no suelen subir demasiado en el organigrama. Los beneficiarios de su sacrificio, los que en verdad mandan, saben que lo mejor es dejarlos en el coliseo de la podredumbre, ahí donde luchan con ferocidad y ponen el pecho al estercolero. Todo sin reclamar ni tocar nunca con el pétalo de rosa a quienes les tienen ahí.

Son ellos los más repudiables y siniestros, también los más hábiles. Los que pululan en redes sociales y medios de comunicación: la primera línea de la barbarie con una impostada superioridad moral que, por desgracia, muchos les compran.

A la par existe otra estirpe. Ludwig von Mises los llamaba “inocentes útiles” (aunque igual lo atribuía a la jerga comunista). El economista consideraba que ellos eran simpatizantes “confundidos y mal orientados” quienes se horrorizarían si vieran los fines últimos de aquellos a los que secundan. Se podría decir que son demócratas auténticos que desafortunadamente se dejan seducir por figuras que solo son rectos en la superficie. Gente bienintencionada, que apela a las causas justas de fondo, que sin embargo sirven a lobos vestidos de corderos.

Con ellos vale la pena entablar un acercamiento y dar la lucha. Hay que respetar sus posiciones y encontrar los puntos en común a partir de los cuales se puede establecer un diálogo fructífero.

Es difícil que cedan en un principio e incluso es difícil que rectifiquen a largo plazo. Han entregado años de su vidas y convicciones a causas que de pronto pueden revelarse como fraudulentas. Es complicado encajar algo así. Por eso pueden parecer irracionales en algunas ocasiones, cegados ante una realidad que se convierte en un balde de agua fría para su idealismo.

Y aun así son los que pueden llegar a reaccionar a la altura de su nobleza, los que guardan dignidad en el pecho. Si el debate es respetuoso y adecuado, se convierten en insurgentes capaces de dar la vuelta y decir ‘no’ a quienes han traicionado los principios de la honradez y la justicia.

Quienes conforman la regencia no tienen que recurrir a la vulgaridad de las contrataciones en masa. Tampoco tienen que amenazar. Ni siquiera tienen que ceder un pedazo del pastel si es que logran imbuir la distorsión en una parte del pueblo.

Identificar dicha dinámica es pertinente en una época como la actual, donde desde distintos flancos en el mundo se conforma un frente lleno de abyección en donde ya no importa tanto la benevolencia sin distinciones, sino causar división y encono entre hermanos.

Los individuos haremos bien si les amargamos la fiesta. Si en vez de pelear, nos unimos como ese contrapeso tan útil que es la lucha como ciudadanía. Esa que sabe que por encima de cualquier político está el país que nos pertenece a todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s